miércoles, 23 de marzo de 2011

SER EMPRESARIO

¿ASI QUE USTED QUIERE SER EMPRESARIO?

Hable con cualquier empresario con años de experiencia y le dirá que no es tan fácil.

Hay dos tipos de empresarios. El que despierta un día con una idea sobre un negocio o un producto revolucionario y el segundo tipo y mayoría es el que también tiene la inspiración de serlo pero piensa, reflexiona, hace sus planteamientos y en un plazo de varios meses, está en marcha.

Lo primero que ha de asegurarse es de sus propias motivaciones. ¿Qué le motiva para poner en marcha su propio negocio? Si ha decidido y quiere realmente actuar independientemente, saber y comprender su motivación es el primer paso importante y vital.


Cada persona tiene su propia motivación personal y esa es la auténtica, pero existen también varios motivadores comunes:

Quiero ser mi propio jefe. No pueden explicar muy bien por qué, pero así lo sienten. Es la necesidad de independencia. El no tener que dar cuentas a nadie.

De todos los motivadores, este es probablemente el que tendrá más posibilidades de ser un deseo grande y firme. Este empresario es creativo y le gusta trabajar sus propias ideas. Trabajar para otra persona, le resulta frustrante.

Otros tienen un flash de inspiración sobre un nuevo producto o servicio y en ello confían para dar el salto. Han encontrado un deseo y tienen que satisfacerlo. Entienden que ninguno otro está haciendo lo que ellos se proponen y que el mercado está esperándolo.


Generalmente, a menos que efectivamente exista esa especial disposición del mercado, el motivador no garantiza nada y debe ser más sólido.

El dinero, naturalmente, es otro fuerte motivador. El deseo de ganar una fortuna, puede ser un motivador de gran alcance. Dependiendo de la profundidad de su deseo o necesidad, así será de fuerte el motivador para estimularle en la acción. De todas formas, hable con la mayoría de pequeños empresarios y le dirán que esto no es algo que sucede muy a menudo.

En todo caso, debe aceptar que el viaje puede ser largo, duro e incluso con algunos accidentes. Pero usted quiere un cambio en la vida.

Si usted ha perdido su trabajo y se pregunta ¿Qué puedo hacer? Su propio negocio puede que sea un desastre o la oportunidad que ha estado esperando.

Por una parte, si comenzar su propio negocio parece ser la única opción y se siente forzado a ello, puede ser un motivador negativo que debería ser olvidado rápidamente si le surge otra oportunidad de trabajo.

Saber su motivación le ayudará a determinar cómo es de fuerte es su deseo. ¿Cuál es su motivación?

Hay un mundo de diferencia entre ser empleado y ser empresario.

Las destrezas que usted habrá aprendido no serán necesariamente las que serán necesarias para hacer funcionar su propia empresa. Por eso es importante considerar las habilidades y las cualidades requeridas como empresario y valorar si usted las tiene.

Por otra parte, ¿Tiene la personalidad correcta?

¿Es su impulso apenas un capricho o es el resultado de una profunda meditación con el correspondiente análisis de riesgos y oportunidades?

Un empleado no tiene normalmente que tomar importantes decisiones, estas se hacen para él. Con cierta brusquedad se dice que, al final, él consigue cobrar al final de mes sin importar lo qué sucede.

¿Si usted desea ser su propio jefe podría tomar una decisión que determinaría si su hipoteca podrá ser pagada el mes próximo?

Los empresarios necesitan decisión y capacidad para tomar riesgos, aunque sean calculados.

Si usted debe atraer y conservar clientes usted debe tener confianza en sus habilidades y su producto. ¿Ha conseguido esta confianza, para hacer que sus clientes confíen en usted?

La actividad por cuenta propia puede ser flexible. Sin embargo, usted necesita: la disciplina. la disciplina para no decir “haré eso mañana”; la disciplina para realizar tareas que pueden ser poco agradables. ¿Es usted lo suficientemente disciplinado para hacer funcionar un negocio?

Si su negocio va a necesitar personal, entonces tiene que ser un buen motivador, para ayudarles a ver su propio potencial.

Quizás la cualidad más útil que usted necesitará es la determinación. ¿Puede usted centrarse en su tarea? Es esta posición competitiva, el deseo de ganar y hacer lo que es necesario para ganar.

El éxito viene siempre después de errores y faltas que surgen siempre. Es necesidad del empresario la capacidad para aprender de sus errores.

Después de que una experiencia particularmente mala ¿Es capaz de sentarse y analizar qué salió mal, donde habría podido hacer algo diferente?

Un empresario no puede sentarse a lamer sus heridas. Tiene que comenzar de nuevo, habiendo aprendido de la experiencia.  

Los errores y las faltas suceden. Verdaderamente no es importante lo que ha sucedido, es el cómo usted reacciona frente a lo sucedido lo que es importante. 

Sobre sus conocimientos y habilidades. ¿Cuáles son las que creía que necesitaba saber, para hacer funcionar un negocio? Vale que pase un tiempo repasando sus habilidades porque aunque las destrezas pueden ser aprendidas, las habilidades las tiene o no.

Una buena capacidad de comunicación se requiere  para comunicar adecuadamente con sus clientes, con sus proveedores, con su personal. Necesita la habilidad exponer claramente su mensaje verbal o escrito. La capacidad de comunicar con confianza.  

Y, atención, ¡Si usted no puede vender con eficacia su producto entonces usted nunca alcanzará éxito! Los clientes necesitan el estímulo y un conocimiento de su producto. Convencerse de que está listo para ser comprado. 

¿Puede usted dar prioridad a los trabajos que le darán un beneficio más grande?

¿Sabe vigilar el efectivo? Ensuciar sus finanzas probablemente sea la manera más rápida de poner fin a sus actividades emprendedoras.

¿Podría usted proporcionar un Servicio Excelente a sus clientes? Tiene que marcar su propio estilo, distinto.

Alberto Aguelo

COPYRIGHT: empresadehoy

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hola !!! Muchas gracias por tomar tiempo para comentar !!