viernes, 27 de septiembre de 2013

LAS 7 LEYES PSICOLÓGICAS DEL TIEMPO


timetravel.jpg

Un día alguien me dijo que el tiempo cronológico, al igual que el atmosférico, no se podía gestionar. Que todos teníamos el mismo y que lo que cabía gestionar era nuestra productividad dentro de ese tiempo.

 

A partir de ahí me di cuenta de que era evidente que cuando a alguien le decías “perdona pero no tengo tiempo” lo que en realidad le estabas diciendo es “tengo cosas más importantes que hacer que lo que me pides”.

 

En esta línea, y para contemplar la variable “tiempo” de una manera más completa en relación a la productividad, reúno en este post las “leyes del tiempo” y las comento brevemente.

 

1. Leyes de Parkinson

 

  • “Todo trabajo se dilata indefinidamente hasta llegar a ocupar la totalidad del tiempo disponible para su completa realización”
  • “El tiempo invertido en un trabajo varía en función del tiempo disponible”
 

*Un pequeño comentario: O sea, que hay que tener cuidado a la hora de asignar tiempos a las tareas. Salvo excepciones, parece mejor asignar tiempos “ajustados”.

 

2. Ley de Pareto del 80/20

 

Probablemente la más conocida:“El 20% del tiempo de trabajo de una persona contribuye a generar el 80% de sus resultados y viceversa”.

 

*Un pequeño comentario: En mi opinión más que una ley es una descripción de lo que ha venido sucediendo en el modelo de trabajo más vigente hasta ahora. Una persona productiva debería hacer saltar el pareto.

 

3. Ley del Criterio ABC

 

“Una pequeña parte del tiempo de trabajo lo destinamos a las tareas “tipo A” que son las que proporcionan la mayor parte de los resultados”.

 

*Un pequeño comentario: Una vez más el modelo vigente poco productivo. Bajo un buen modelo de productividad, las tareas más adecuadas son las que encajan mejor con las peculiaridades de cada momento, es decir, con el tiempo disponible, con la energía que se tiene, con el contexto en el que se está…

 

4. Ley de Illich (O de la Productividad Negativa a partir de un umbral)

 

“Tras un cierto número de horas, la productividad del tiempo invertido decrece primero y se hace negativa después”

 

*Un pequeño comentario: Entiendo que esta es una ley psicológica sí o sí que se relaciona con la necesidad de introducir pequeños descansos y trabajar en algo así como cajas de tiempo.

 

5. Ley de Swoboda o Ley de los Rítmos Biológicos

 

“Cada persona está sometida a múltiples rítmos biológicos que deben ser tenidos en cuenta en la programación de las actividades”

 

*Un pequeño comentario: Es habitual trabajar como si tuviéramos la misma energía todo el día pero lo productivo seríatener en cuenta nuestra energía al afrontar las tareas.

 

6. Ley de Fraisse o de la Dimensión Subjetiva del Tiempo

 

“El tiempo tiene una dimensión objetiva y una subjetiva o psicológica, que es función del interés sentido por la actividad ejercida”.

 

*Un pequeño comentario: Esto da en la línea de flotación de la motivación. ¿Cómo hacer el trabajo más interesante? Como suele recordar José Miguel Bolívarcitando a Daniel Pink, los tres elementos motivadores clave son autonomía, maestría y propósito. ¿hasta qué punto permiten las organizaciones actuales la existencia de estos tres elementos?

 

7. Ley del Valor Económico del Tiempo

 

“Establecer el valor de cada hora de trabajo (coste de hora), determina la pérdida generada por el tiempo improductivo”

 

*Un pequeño comentario: Suele ser “divertido” hacer este ejercicio: primero calculas tu coste/ hora, luego sumas una aproximación de las horas perdidas en reuniones improductivas, interrupciones, pérdidas de tiempo por no estar haciendo lo más adecuado… al final obtienes una cifra en euros de lo que has tirado por la ventana. Puedes también pensar que realmente has tirado mucho más debido a que tus fallas de productividad han afectado a otras personas…


Fuente: http://manuelgross.bligoo.com/20130921-las-7-leyes-psicologicas-del-tiempo-gestionar-la-productividad

viernes, 13 de septiembre de 2013

VIRUS MENTALES



Hay virus en la mente que llenan tu vida de hiel y dañan tu estado emocional y conducta; son pensamientos anclados en las neuronas como estos tres: 1. Los otros deben aprobar lo que yo hago. No, buscar aprobación te lleva a ceder siempre y a vivir en función de los demás. 2. Debo ser el mejor. Puede que lo logres, pero sufres al sacrificar realidades valiosas como salud, paz y armonía. 3. Es terrible y catastrófico que las cosas y las personas no sean como a mí me gusta. Esta falsa idea te impide aceptar la realidad tal como es, adaptarte y valorar lo bueno de cada ser. Eres inteligente si te dedicas a pensar y actuar de un modo diferente y borras de tu mente creencias que te traen un cúmulo de problemas. Las ideas irracionales son ‘virus mentales’ que te alejan de la felicidad y te complican la existencia. ¿Cómo las expulsas? Dedícate a controlar mente y emociones. Busca ayuda, persevera, y tu vida fluirá serena.

Ámate, ama y vive alerta para extirpar otros tres virus o ideas irracionales que te contaminan: 1. Los culpables de mis males son los demás. Falso: tú eres el artífice de tu vida por acción u omisión. No busques en causas externas lo que depende de tus decisiones en esta y en otras vidas. 2. La vida es muy dura y complicada. Falso, hay pruebas exigentes, pero siempre hay salidas con fe y amor. A la Tierra se llega con un plan para evolucionar y se programan escollos para aprender y enseñar. 3. Siempre necesito a alguien fuerte en mi entorno, en quien poder confiar y que me haga feliz. Si así piensas les das a otros un poder que es tuyo y sufres con relaciones posesivas y dependientes. Eres inteligente si te responsabilizas de tu vida y dejas de poner la felicidad fuera de ti mismo.

Alégrate si eres bien consciente de que en todo pensamiento hay un condicionamiento. El pensar depende de la educación, de las creencias, de todo lo que has recibido, positivo o negativo. Un creyente tiende a juzgar o excluir a los que no son de su grupo y lo mismo hace el que se afilia a un grupo o partido. Solo un ser que se libera logra pensar de otro modo y no según lo que le han impuesto. Desde niño tienes una mente programada y, en muchas formas, contaminada. ¿Quieres una mente nueva? ¿Te vas a atrever a pensar por ti mismo y romper tantas cadenas invisibles? No es fácil, pero tú eliges ser parte del sistema, las ideologías y los credos o liberarte y volar. Elige seguir programado o volver a nacer, que fue lo mismo de lo que habló el Maestro Jesús. Si te dedicas a conocer tu modo de pensar podrás hacer cambios siendo persistente para no vivir condenado a la desesperanza. Ánimo, gerencia tu propia vida y decanta lo que te frena o infla tu ego.

La neurolingüística te ayuda a reprogramar la mente y a limpiarla de todo aquello que te lleva a atraer lo negativo. Eres lo que piensas.

Gonzalo Gallo G .

Escritor - Conferencista charleschaplin@oasisgonzalogallo.com